jueves, 26 de junio de 2008

Logroño

Creció de manera masiva por estar al lado de un puente que cruzaba el Ebro. Este puente jacobeo fué construido en el siglo XII gracias a San Juan de Ortega, discípulo de Santo Domingo de la Calzada. Tenía doce arcos y dos torres defensivas. Es el monumento logroñés más citado por los peregrinos a lo largo de la historia. Lamentablemente, hoy en su lugar hay otro puente del siglo XIX.

Al principio Logroño fué habitada por los uaracos, tribu ibérica, luega por los romanos que fundaron la población de Vareia. Más tarde los árabes que se asentaron hasta el año 750. Fué reconquistada por Alfonso VI en 1095.

Se la disputaron entre navarros y castellanos. Fué sede del tribunal de la Inquisición de Navarra desde 1512. Luego entró en decadencia, hasta que en el siglo XIX cuando sirvió de aprovisionamiento durante las guerras carlistas.