jueves, 15 de diciembre de 2011

Las tostadas quemadas.

Hace muchos años,
después de un largo día de trabajo,
mi mamá puso un plato de salchichas
y pan tostado muy quemado frente a mi papá.
Recuerdo estar esperando a ver si alguien lo notaba...

Sin embargo, aunque mi padre lo notó,
tomó un pan tostado, sonrío a mi madre y
me preguntó cómo me había ido en la escuela.
No recuerdo lo que le contesté,
pero sí recuerdo verlo untándole mantequilla y mermelada
al pan quemado y comérselo todo.
Cuando me levanté de la mesa esa noche,
recuerdo haber oído a mi madre pedirle disculpas
a mi padre por los panes tostados muy quemados.

Nunca voy a olvidar lo que dijo:
"Cariño no te preocupes, a veces me gustan
los panes tostados bien quemados."

Mas tarde esa noche fuí a dar el beso de las buenas noches
a mi padre y le pregunté si a él le gustaban
los panes tostados bien quemados.
El me abrazó y me dijo estas reflexiones:

“Tú mamá tuvo un día muy duro en su trabajo,
está muy cansada y además, un pan tostado un poco quemado
no le hace daño a nadie...”

“La vida está llena de cosas imperfectas y gente imperfecta,
aprender a aceptar los defectos y decidir celebrar
cada una de las diferencias de los demás,
es una de las cosas más importantes para
crear una relación sana y duradera”.

“Un pan tostado quemado no debe romper un corazón”.

“La comprensión y la tolerancia es la base de cualquier relación”.

“Sé más amable de lo que tú creas necesario,
porque todas las personas, en cada momento,
están librando algún tipo de batalla”.

“Todos tenemos problemas y
todos estamos aprendiendo a vivir y
lo más probable es que no nos alcance la vida
para aprender lo necesario.”

El camino de la felicidad no es recto.

Existen curvas llamadas EQUIVOCACIONES.

Existen semáforos llamados AMIGOS.

Existen luces de precaución llamadas FAMILIA

y todo se logra si tienes:

Una llanta de repuesto llamada DECISION,

Un potente motor llamado AMOR,

Un buen seguro llamado FE,

Abundante combustible llamado PACIENCIA,

Y Sobres Tu, que es lo mas importante

martes, 8 de noviembre de 2011

Peregrinar

Peregrinar no es simplemente andar. No es dejar atrás kilómetros, montañas, árboles, gentes.  Peregrinar no es solo ver hermosos paisajes, saludar personas desconocidas; hombres y mujeres anónimos que igual que otros sudan con su macuto a cuestas.  Tampoco es peregrinar solamente dar los "buenos días" a los lugareños que van con sus reses y sus años, ni buscar desesperadamente el mejor cobijo para la noche.  Peregrinar es, probablemente, un estilo de vida que no conocía, o que tal vez sentía sin darme cuenta, o quizás era y soy demasiado pequeño y frágil para llegar a descubrirlo dentro de mi "yo" tan egoísta y simple.  ¿Será tal vez peregrinar tener a Dios conmigo en cada paso, y ser árbol, helecho, y ser también olor, olor a roble, eucalipto, y a vaca sucia?  Seguramente peregrinar es además ver el sol de noche y la luna de día, es disfrutar del chaparrón que no cesa, y sobre todo, es amar a los que no me amaron, es saber que llegaré aunque no sepa cuando, y no saber que voy a hacer mañana, solo sentir que quiero abrazar a todo el que hoy he visto, deseo hacer reír a todos los que lloran y recordar a los que siempre ríen que el llanto existe.

sábado, 5 de noviembre de 2011

HOSPITALIDAD A MI ALMA

Cuando los kilómetros se van acumulando en las piernas, no todos los peregrinos lo acusan de la misma manera. Algunos comienzan a languidecer haciendo su caminar monótono y cansino. Otros que están más preparados físicamente, llega un momento en el que entran en calor y es cuando la distancia recorrida no significa nada para ellos. La mayoría es consciente de sus fuerzas y las va racionando de forma que le permitan finalizar con garantías la etapa que tienen por delante.
Cuando llegan al albergue, todos necesitan ese descanso que les permita que la magia del camino se introduzca en ellos, entonces sin saber como, a pesar de los calambres que pueden tener en los pies, las rozaduras y las ampollas al día siguiente todos los males han desaparecido para afrontar una nueva jornada.
Para que se produzca el milagro, solo ha sido necesario encontrar esa hospitalidad que se ofrece en los albergues. Cada uno es diferente, por lo que pueden llegar a encontrarse más o menos a gusto, pero ese descanso que necesitaban, estirar su maltrecho cuerpo y dormir sobre un colchón en una litera o hacerlo en una colchoneta en el suelo, se encuentra en cualquiera de los muchos lugares de acogida que hay a lo largo del camino.
Pero en todos los casos, los peregrinos además de la fatiga de su cuerpo, en ocasiones también arrastran una fatiga del alma que los llega a angustiar más que el cansancio físico.

Esa hospitalidad que en ocasiones tiene que recibir el alma, no se encuentra en todos los lugares de acogida del camino, pero los peregrinos saben aquellos sitios en los que los hospitaleros o las personas encargadas del albergue también saben atender esas necesidades que el cuerpo no sabe mostrar pero que se perciben a través de la mirada.

Quienes han recorrido en ocasiones el camino y se encuentran ofreciendo sus servicios en estos albergues, tienen la experiencia suficiente para saber llegar a través de los ojos al alma de los peregrinos y algunos poseen la virtud de saber con dulces palabras masajear esas almas atormentadas.
A la mañana siguiente, en la hora alegre de la despedida, es cuando se puede percibir los efectos de la hospitalidad que se ha ofrecido a los peregrinos que han estado alojados en el albergue. Todos muestran en su rostro la ilusión por la nueva jornada que van a comenzar, se les veia eufóricos y radiantes, han desaparecido todas las fatigas que su rostro presentaba cuando llegaron al albergue.

Pero la mayor satisfacción que puede tener el hospitalero es cuando ve marchar a un peregrino que el día anterior llego con la mirada triste y perdida y ahora le obsequia con una sonrisa, no solo la sonrisa que sale a través de los labios, sino esa sonrisa que hace brillar los ojos y que es incapaz de mentir.
El peregrino que ha recibido la hospitalidad a su alma, siempre recordara ese lugar como un sitio con la magia suficiente que le ayudo a afrontar el problema que estaba arrastrando cuando llego y en muchas ocasiones consiguió superarlo.
A lo largo de los caminos hay muchos lugares en los que esto ocurre, generalmente están impregnados de ese saber hacer que un día le dio una persona y quienes continúan su labor son unos dignos alumnos de quien institucionalizó la practica de acoger y dar hospitalidad al alma de los peregrinos.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Cantando en la subida a O´Cebreiro

video
Acabo de ver este vídeo, y me trae muchos recuerdos, y muy intensos. Me acuerdo cuando subí por primera vez desde Villafranca del Bierzo hasta Cebreiro. Con un día horroroso de finales de Junio, con lluvia, niebla, y una tendinitis en el pie, que junto con la humedad del día, hacía aumentar los dolores. Parecía como si pensara que por mucho que la cantara, fuera realmente a brillar el día entrando a Galicia. La verdad es que ese día no llegué a Cebreiro, por culpa de los dolores, me quedé en Vega de Valcarcel, pensé en abandonar, tal y como iva ese día. Y mira tú como se recuperan los cuerpos, aunque al día siguiente estaba el cielo igual de gris, y seguía cayendo un aguacero infernal, atravesé la frontera galaico-leonesa, y llegué hasta Triacastela. Los días fueron mejorando lentamente, y el clima fue pasando de días húmedos a tener una temperatura veraniega. Y así me recibió Santiago, secándome la humedad que tenían mis huesos y pudiendo admirar la catedral, esa vez, como peregrino en mi primera peregrinación por el Camino francés. 

Al recordarlo se me pone un nudo en la garganta, porque realmente no brilló el día entrando en Galicia, brilló en Santiago.

martes, 9 de agosto de 2011

LA MUERTE DEL PEREGRINO


Dá lo mismo quien esté en el gobierno de la Xunta, porque todos buscan ingresos turísticos aprovechándose del Camino de Santiago. Fué Manuel Fraga quien impulsó hace años El Camino, "matando" el sentido espiritual y cultural que tiene. Empecé peregrinando en el año 2000, recorriendo el Camino portugués, hice dos veces el francés en 2005 y 2007, y acabo de realizar el Camino primitivo en julio. Me he quedado bastante preocupado con lo que he visto al cruzarme con el Camino francés. Una cosa es que haya mucha gente haciendo el Camino, que no peregrinando, pero otra es ver como hacen botellón en la puerta de un albergue, gritando por las noches, y molestando a la gente que realmente quiere descansar porque están peregrinando.

Si quieren mochileros que vengan a Galicia, pueden buscarles un montón de senderos, porque otra cosa no habrá en Galicia, pero monte hay y de sobra, pero que no los metan por el Camino. Soy federado de montaña, y en Galicia hay muchos senderos homologados por la Federación Española de Montaña y Escalada, ¿por qué no los promocionan en condiciones? El Camino es PEREGRINACIÓN. ¿SABEN LOS POLÍTICOS Y LOS HOSTELEROS QUE ES ESO?. CLARO QUE NO LO SABEN.

Turgalicia
 
Que curioso, pero en Galicia, tierra de Santiago, es precisamente donde no hay tradiciones con respecto al Camino, porque esas tradiciones se han muerto en la historia. Los "hospitaleros", no son hospitaleros, son funcionarios, y ni siquiera en las parroquias de los pueblos por donde pasa el Camino tratan de dar a conocer la historia de esos pueblos con respecto al Camino. Recuerdo que por poner un ejemplo, en Carrión de los Condes (Palencia), el Párroco, a los peregrinos que van a recibir la bendición al peregrino, les invita a un vino y productos de la tierra, mientras les enseña unas diapositivas de la historia de Carrión y su relación con el Camino. Yo no pido lo mismo, pero me pregunto el ¿por qué en Galicia sólo se preocupan del Camino para atraer a turistas barato.

Así que desde esta humilde plataforma, quiero dar un buen tirón de orejas a todos, políticos y clérigos. A unos para que no hagan del Camino algo turístico. Y para los otros les hago una pregunta, ¿no les dá pena como está degenerando el Camino en los últimos años?, ¿no se preguntan el por qué?, hagan algo por favor.

martes, 26 de julio de 2011

Botafumeiro en la Catedral


Puesta en marcha el Botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela, el día 15 de Julio. En mi llegada a Santiago después de 13 días recorriendo el Camino Primitivo, entre Oviedo y Santiago.

Este vídeo debería estar listo el día 25 de julio, día de Santiago, pero por problemas técnicos, lo he solucionado a la 01:10 de la madrugada. A todos los peregrinos, FELICIDADES Y BUEN CAMINO.

viernes, 1 de julio de 2011

Un día antes...

Mañana por la mañana, vuelvo al Camino. En esta ocasión empiezo en Oviedo para caminar por el Camino Primitivo.


Así que este es el preludio de lo que quiero que sea, el principio de otros consejos para esta ruta. Siempre digo que una buena época para hacer el Camino es en primavera o en otoño. Pero en esta ruta, que atraviesa la Cordillera Cantábrica, sería arriesgado hacerla en esas épocas. Así que como no suele estar tan llena de peregrinos como el Camino Francés, podemos hacerla en pleno verano. Ya os contaré.

Como siempre, y a todos los caminantes hacia Santiago, BUEN CAMINO!!!