lunes, 11 de octubre de 2010

El Campo de de la Estrella

Siguiendo el hilo de las Leyendas del Camino de Santiago, hablaré del por qué del nombre de Santiago de Compostela.

Siglos después del enterramiento del Apóstol, hacia el año 813, un ermitaño llamado Pelagio se presentó ante Teodomiro, obispo de Iria Flavia, para contarle que llevaba varias noches viendo una lluvia de estrellas que, saliendo dle monte que hoy se conoce como Pico Sacro, caía sobre un campo cercano a un bosque situado antiguamente en aquella zona, el bosque Libredón. el obispo y su séquito se dirigieron al lugar que les había indicado aquel solitario personaje y, tras limpiar la zona de vegetación, encontraron unas ruinas con los restos de un altar y tres tumbas. En la más grande, que desde entonces recibirá el nombre de Arca Marmórea, apareció un texto que decía algo así como: "Aquí ylace Jacobo, hijo de Zebedeo y Salomé, y hermano de Juan". Aquello fue determjinante para identificarla como la del Apóstol Santiago.
El hallazgo fue comunicado al Papa y al rey Alfonso II que, tan pronto como tuvo conocimiento del suceso, se acercó al lugar y ordenó construir una capilla.

Más adelante se construirá una iglesia y así, con el paso de los años, nuevas construcciones darán lugar ala catedral que existe hoy en día.

Aquel lugar pasará a ser conocido desde entonces como Campus Stellae, "el Campo de la Estrella", nombre en el que tendrá su origen el de la ciudad que allí se formó alrededor del aquel descubrimiento: Compostela.

2 comentarios:

anaf.fernandez6@gmail.com dijo...

Santiago de Compostela, algo por conocer, aunque estuve allí no lo conozco porque lo bonito sería conocer todos sus recobecos, que seguro todos guardan alguna historia y no he tenido tiempo para ello cuando estuve allí...quizás algún día lo tenga...y el camino ya ni te cuento quizás a lo mejor soy un poco cobarde para poder hacerlo, en caso de hacerlo sería por algo que yo necesitase hacer por amor propio o por sentirme bien conmigo misma, pero de momento esto no me llama...porque si nos vamos a lo religioso jamás lo haré...no creo...pero siempre está bien conocer su historia así que intentaré seguir tú blog....un biquiño...

Ana Fdez G

Miguel dijo...

Me alegra saber de una seguidora del blog.
Hay muchas razones para hacer el Camino, sin ser puramente religiosas. De vez en cuando, y algunos momentos en particular es recomendable parar el ritmo de vida que llevamos, y parar a pensar en lo que nos rodea, conocernos a nosotros mismos, y valorar lo que realmente es importante. Por todo ello, te recomiendo hacer este Camino de peregrinación.
Un beso