domingo, 12 de septiembre de 2010

El Apóstol Santiago

Hoy empiezo una serie de Leyendas sobre el Camino.

El Apóstol Santiago el Mayor, hijo de Zebedeo y Salomé, y hermano de Juan Evangelista, fue pescador hasta que conoció a Jesús y decidió seguirlo. el propio Jesús le encargó la misión de difundir su doctrina por occidente y, así, llegó a Hispania, territorio en el que pasó algún tiempo predicando.

Tras una temporada por estas tierras, decidió volver a Jerusalén, donde Herodes Agripa lo arrestó, lo sometió a martirio y lo hizo decapitar hacia el año 44 d.C.

Entonces, dos de sus discípulos, Atanasio y Teodoro, recogieron apresuradamente sus restos y huyeron en una barca sin timón ni velas, en un aventurado viaje totalmente a la deriva. Así, tras cruzar el Mediterráneo, el estrecho de Gibraltar y recorres la costa portuguesa, llegaron a la costa de Galicia, cerca de la localidad de Iria Flavia, a un lugar que hoy se llama Padrón, por la piedra o "pedrón" donde amarraron la barca. Después fuerona  pedirle permiso para enterrar el cuerpo a una reina pagana conocida por el nombre de Lupa, que gobernaba en aquel lugar. Ésta les entregó dos toros bravos para trasladarlo y los discípulos consiguieron amansarlos.

Después les hicieron tirar de la carreta con los restos de Santiago, hasta que los animales cayeron agotados.

En aquel preciso lugar, enterraron a su maestro. Después, Teodoro y Atanasio permanecieron cuidando la tumba hasta que ambos murieron, y sus cuerpos fueron enterrados allí mismo, junto a su mentor.

Esto es algo que cree realmente alguna gente, pero los espertos nunca se han puesto de acuerdo en si es cierto. Lo que sí es cierto, es que no importa si ralmente son los restos del Apostol o no, lo realmetne importante, es lo que representa. Representa el sacrificio de un hombre por difundir sus principios.
Espero que os guste esta idea de difundir Las leyendas del Camino. A todos Buen Camino.