viernes, 6 de mayo de 2011

La Virgen de la Encina

A mediados del siglo V, Santo Toribio de Liébana trajo de Palestina varias reliquias, entre ellas una talla de la Virgen, que permaneció algún tiempo en Astorga. Durante las guerras sarracenas, todas esas piezas fueron escondidas por diferentes lugares para evitar su saqueo, y la figura de la Virgen desapareció durante varios siglos. en 1178, los caballeros del Temple construían un castillo en tierras del Bierzo, (Ponferrada), cuando un buen día, el encargado de controlar la tala de árboles, vio un resplandor que salía del bosque. Al acercarse al lugar, observó que procedía de la abertura hecha en el tronco de una encina, donde halló la abertura hecha en el tronco de una encina, donde halló la Virgen que años antes había desaparecido. Desde entonces fue bautizada como Virgen de la Encina.