miércoles, 5 de noviembre de 2008

Santo Domingo de la Calzada

Es una de las poblaciones más vinculadas al Camino. Aquí, este personaje nacido en Viloria de Rioja, contribuyó un puente sobre el río Oja y una calzada para hacer más cómodo el trayecto a los peregrinos, así como un albergue y una iglesia.

Cuenta la tradición que un muchacho alemán que viajaba a Compostela acompañado por sus padres y que rechazó a una joven del mesón donde se hospedaba. La chica, contrariada en su deseo, ocultó en el equipaje del joven una copa de plata y lo acusó posteriormente de ladrón, por lo que fue condenado a la horca. Cuando los padres regresaron de Compostela encontraron vivo a su hijo, quien les comentó que un santo lo había sostenido por los pies. Fueron a contárselo al corregidor, que estaba cenando, y éste contestó que el muchacho debía de estar tan vivo como la gallina que se disponía a comer, momento en que ésta se puso a cacarear.

De ahí viene el popular dicho que sentencia: "En Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada."

Hoy la catedral mantiene en una jaula un gallo y una gallina en conmemoración del milagro.