lunes, 29 de noviembre de 2010

Sarria

Hay noticias de Sarria desde el siglo VI, aunque fue habitada antes de la romanización. Fue repoblada tras la Reconquista por el obispo de Lugo, Odoario, en el siglo VIII, e impulsada como gran ciudad por Alfonso IX de León, que murió allí en 1230. Vio nacer al escritor y teólogo fray Luis de Granada, que en realidad se llamaba Luis Sarria, y al escultor Gregorio Fernández, algunas de cuyas obras pueden verse a lo largo del Camino.

El nombre de Sarria proviene probablemente de la tribu celta de los seurros habitantes de la vega, quienes, según la tabla sexta de la Geografía de Tolomeo, formaban parte de los gallegos lucenses. Uno de los ejemplos de su importancia medieval es la existencia de una escuela de trovadores, algunos de los cuales aparecen en los cancioneros galaico-portugueses de los siglos XIII y XIV.

El castillo de Sarria domina toda la villa. Fue construido en el siglo XIII y arrasado en el XV, concretamente en 1467, durante la revuelta de los Irmandiños. Aunque se reconstruyó poco después, fue perdiendo interés militar, y de las cuatro torres con las que contó, sólo se conserva un torreón de catorce metros de altura.

El monasterio de Santa María Magdalena está habitado en la actualidad por los padres mercedarios, aunque su fundación se remonta al siglo XIII y se debe a los monjes italianos que seguían la regla de san Agustín. En la construcción se combinan una gran variedad de estilos, entre los cuales destacan elementos románicos, gótico-isabelinos, platerescos, etc. Sepulcros antiguos, escudos nobiliarios, un bello y a la vez sencillo claustro y hermosas portadas han sido testigos de una historia entregada a la peregrinación.