miércoles, 14 de mayo de 2008

Roncesvalles

Varios dólmenes en los alrededores de Roncesvalles dan constancia de la cultura megalítica en el segundo milenio antes de Cristo. También los celtas en los siglos VII y VIII antes de nuestra era, después los romanos, gracias a la vía romana que unía Burdeos con Astorga (el Camino pasa varias veces por ella) entraron a la Península Ibérica. Vándalos, suevos y alanos también pasaron por estas tierras, y en el siglo V. Los musulmanes lo atravesaron en sentido inverso en el año 732, pero fueron derrotados por Carlos Martel cerca de Poitiers.
En el verano del 778 el ejército de Carlomagno regresaba de ayudar al gobernador musulmán de Zaragoza, que se había sublebado contra el emir de Córdoba. Hubo unos cuarenta mil muertos entre sarracenos y cristianos. Muchos de ellos eran franceses, entre los que se encontraba Roldán, el sobrino de Carlomagno.
A partir de estos hechos, los peregrinos del norte de Europa, empezaron a mezclar la tradición Jacobea con la Carolingia, ya que es la primera población española al pasar los pirineos. Año 1132, el obispo de Pamplona Sancho de Larossa funda al pie del Alto de Ibañeta, la Real Colegiata de Nuestra Señora de Roncesvalles y un complejo monástico formado por: iglesia, hospital, residencia de canónigos, claustro y sala capitular.